Principios para ambientar con estilo industrial


Vivir, divertirse o trabajar en espacios industriales no es algo que se antoje mucho, a menos que se tenga una profesión en ese ámbito y, de preferencia, que el edificio lo haya diseñado Vesta.

Sin embargo, en los últimos años ha cobrado fuerza el llamado estilo industrial. Se trata de una forma de ambientar los espacios en donde la amplitud, el minimalismo y la exposición de los materiales urbanos en toda su crudeza, constituyen las notas principales.

industrial

Departamentos, oficinas, restaurantes y bares son algunos de los espacios que han adoptado el estilo industrial para crear un ambiente original y que no por evocar las extensas y sobrias naves de una fábrica, resultan menos divertidos o acogedores.

Pero, ¿cómo llevar el estilo industrial a tu espacio? A continuación te presentamos algunos principios que te ayudarán a orientar tu proyecto.

  1. Respetar y aprovechar la estructura original

El estilo industrial no surgió como una tendencia en el diseño de interiores, sino como una forma de aprovechar edificios antiguos y fábricas abandonadas, para convertirlos en viviendas o lugares de trabajo. La idea surgió en Nueva York, en la década de los 50, cuando jóvenes y artistas adoptaron los viejos edificios de ladrillo, para transformarlos en sus hogares o talleres.

Si el lugar que quieres ambientar se encuentra en este tipo de edificios, cuenta con techos altos, o hay estructuras expuestas de ladrillo, aluminio, metal o madera, estás de suerte, porque dichos materiales y elementos son característicos del estilo industrial. Si tu espacio no es así, no te preocupes, porque todavía puedes lograr el efecto, con ayuda de los siguientes principios.

  1. Evitar la saturación

El estilo industrial transmite una sensación de amplitud; por ello la saturación es su principal enemigo, sobre todo si se trata de un espacio pequeño. Si este último es el caso, conviene seleccionar elementos que sean al mismo tiempo funcionales y decorativos.

industrial2

Elige un escritorio de madera para tu estudio; utiliza anaqueles metálicos como libreros y estanterías, o coloca lámparas de tipo industrial. Así crearás la ambientación característica de este estilo, al tiempo que llenas tu espacio con artículos que te servirán.

  1. Dejar al descubierto lo que normalmente ocultarías

Nos referimos a las instalaciones eléctricas, tuberías, rejillas de ventilación, radiadores y cualquier estructura que normalmente se buscaría cubrir o disimular. Estos elementos son claves para obtener el ambiente fabril que se trata de recrear con el estilo en cuestión.

  1. Incluir elementos vintage

Si el espacio con el que cuentas te permite incluir elementos decorativos, prefiere lo vintage; es decir, aquellos objetos que remonten a las fábricas e industrias de la primera mitad del siglo XX. Un teléfono antiguo, un reloj checador o hasta una vieja estufa de carbón pueden ser buenas ideas.

industrial1

  1. Aprovechar cuanto sea posible la luz natural

El estilo industrial da preferencia al aspecto natural de los materiales, por encima de las pinturas, tapices y recubrimientos. Por tanto, los ventanales y tragaluces son las principales fuentes de iluminación. No obstante, si el edificio carece de este tipo de estructuras, se puede optar por pintar una pared con colores claros y colocar lámparas de techo o piso, que demás de iluminar, aporten elementos a la decoración.

Lo que se aprende no hace daño y alguna vez nos saca de apuros


En una casa siempre hará falta algún arreglo o reparación que hacer. Algo que pintar, una llave que gotea, un mueble que requiere de ser reparado o simplemente un foco que requiera ser cambiado.

educaciónSaber hacer una reparación, por mínima que sea, facilita la vida, pues aunque se tengan los recursos para contratar a alguien que haga cualquier tipo de reparación, no estamos exentos de necesitarlo en un fin de semana, por la tarde o noche, o bien durante una reunión.

Desafortunadamente, mucha de la “capacitación” que recibíamos cuando niños para ser un hombre o mujer útil, ya no se fomenta de la misma forma hoy en día.

Recuerdo que mi madre me insistía en que aprendiera a coser un botón o al menos darle unas puntadas con hilo y aguja a una prenda, en tanto que mi padre me enseñó a cambiar un foco y a cambiar una clavija a un aparato eléctrico.

Esa capacitación que antes se hacía para ir entrenando a los niños para ser “hombres de bien” y a las mujeres para ser “buenas madres y esposas”, se fue perdiendo precisamente bajo esos mismos argumentos.

La realidad es que son cosas que sí tienen utilidad en la vida, te hacen ser más independiente y darte cuenta que saber algo más no hace daño, por el contrario, te hace un ser útil.

Si llevamos estas habilidades a un siguiente nivel, no es descabellada la idea de que los jóvenes aprendan a manejar ciertas herramientas de uso común en la casa.

No es necesario llegar a usar herramientas sofisticadas, pero sé de casas en las que no existe ninguna herramienta, nada de destornilladores, pinzas o martillos.

Al menos hay que tenerlos para ir sembrando la curiosidad en los demás y tarde o temprano se pondrán cuadros o se colgará algo que requiera de un clavo.

labores del hogarCuando estas habilidades se llevan a un nivel más especializado, se gana una independencia que hace la vida más interesante y tranquila.

Mi padre era de los que tenían herramientas de todo tipo, porque “se iban a necesitar algún día” y cuando se requería alguna reparación había forma de hacerla.

Yo no sabía lo que pasaba pero desde pequeño me pareció lo más natural.

De hecho, entre los recuerdos que tengo, solamente una vez que se descompuso el refrigerador fue necesario llamar a un técnico. Salvo esa ocasión, nunca fue necesario recurrir a ninguna persona externa.

No importaba si era fin de semana o día festivo, mi padre se encargaba de las tuberías de agua, de gas, reparaciones a muebles y hasta uno que otro invento.

Yo heredé solamente un poco de esa habilidad y lo que me llamó la atención sobremanera fue el trabajo de la madera.

Con la poca habilidad que adquirí para manejar herramientas y un poco de audacia, logré aprender a hacer muebles de madera y adicionalmente encontré un hobby que me permite relajarme.

Una mesa de centro, una recámara, un juego de mesitas y sillas plegables, repisas, libreros, todo ello lo he fabricado en casa.

Dicho sea de paso, eso ha representado un ahorro de miles de pesos, pues los muebles de madera son realmente caros. Así he amueblado varias habitaciones de mi casa y sólo he recurrido a la compra o alquiler de sillas, con Mobiliario.net, cuando me ha tocado organizar grandes fiestas.

Tener alguna habilidad no hace daño, permite ahorrar dinero y sirve de paso para poner el ejemplo a los hijos, que sin importar que sean niños o niñas pueden darse cuenta de cómo ser gente de provecho y con aprecio por las cosas.

Recomendaciones para antes de comprar


Al buscar una propiedad para vivir, es necesario tomar en cuenta muchos factores que determinan la mejor opción de compra.

En primer término, es necesario saber si se desea comprar una casa o un departamento, pues además del precio, hay situaciones adicionales que se deben asumir en cada caso.

creditohipotecario

Es importante saber si es una vivienda adecuada para una cierta etapa de la vida y para los planes futuros, o solamente es una vivienda temporal, por ejemplo, una pareja de recién casados puede comprar un departamento de una recámara, lo cual será suficiente mientras no haya hijos y requieran su espacio.

Otro de los factores importantes es la distancia a la que se encuentra de la oficina, escuela, supermercados, bancos, etcétera.

Al adquirir una casa, se debe tener en cuenta que:

  • Una casa implica que además del pago de la propiedad, habrá gastos de predial y mantenimiento, si se encuentra en una privada o fraccionamiento en el que se paga vigilancia u otro concepto.
  • Es conveniente conocer los accesos a la zona en distintos horarios, pues si hay algún cuello de botella por la mañana o noche, se deberá cambiar la rutina familiar en algunos horarios.
  • De ser posible y prudente, platicar con algunos vecinos del lugar para conocer las comodidades o problemas que tienen con los servicios, vigilancia, irregularidad en la energía eléctrica, etcétera.
  • Conocer la plusvalía que tienen las casas de la zona. Si se compra con la intención de invertir, además de vivir ahí, hay factores externos que limitan la plusvalía del lugar.
  • La inseguridad que se vive hoy en día, requiere de algunas adecuaciones adicionales, como alambradas, rejas electrificadas o protección para ventanas y puertas. Si se les desea colocar sistemas de circuito cerrado, es conveniente que se tenga contrato con alguna empresa de seguridad a la cual conectarse.

casaodepa

En cambio, cuando se adquiere un departamento, se debe tener en cuenta que:

  • La compra de un departamento, en cierta forma solo da el control sobre las paredes, no sobre el piso o el techo. Esto se refiere a que el uso y reparaciones de un piso se hacen sobre el techo de la vivienda de alguien más.
  • Algunos departamentos tienen paredes que no bloquean el sonido completamente y se escucha perfectamente una conversación de un departamento al otro, en ambos sentidos.
  • La convivencia en un edificio de departamentos o en una unidad habitacional implica la convivencia con mucha gente, de los cuales puede haber algunos que no tienen la misma disposición para cooperar en las actividades colectivas de mantenimiento.
  • Los lugares de estacionamiento son limitados y si recibe muchas visitas, puede ser algo incómodo.
  • Asegúrate de que los espacios son suficientes, pues los departamentos no pueden modificarse y tienen una distribución fija.
  • Los costos de mantenimiento se deberán de pagar colectivamente y aun cuando realices el pago, por algunos que no lo hacen el servicio se puede interrumpir.
  • En los edificios se turnan las actividades de administración, a menos de que se contrate el servicio de alguien que lo haga. Piensa si te desagrada coordinar actividades con otros departamentos o si tienes tiempo para hacerlo.

Recientemente, un amigo cambió de trabajo y vivía en la colonia Roma. Se independizó y puso un negocio en Valle Dorado. Él y su esposa tienen una hija, su esposa trabaja por internet, entonces decidieron vender su casa y después de ver muchas alternativas, decidieron mudarse a unos departamentos en Chiluca.

departamentoschiluca

Puede sonar demasiado cambio, mas el traslado en auto a su negocio es de veinte minutos y su hija ya asistía a una escuela en la zona de Satélite; las vialidades que usan son menos congestionadas que si viajaran desde el centro de la Ciudad de México, por lo que el cambio les favoreció.

Esta no es una lista exhaustiva; se refieren algunos factores que no aparecen en los contratos de Compra-Venta y no suelen ser comentados por el corredor de bienes raíces, quien ante todo desea vender, aunque el cliente tenga que aceptar algunos inconvenientes.

Pues ahí lo tienes, sólo hay que analizar la situación personal y actuar.

Cuándo hay que decirle sí al cambio


Una buena parte de mi vida, desde la infancia y hasta los primeros años de la veintena, la pasé en la misma casa. Entonces pensaba que tenía la historia más aburrida y envidiaba a los vecinos y compañeros de la escuela que podían contar al menos una mudanza entre sus experiencias.

comprar casaComprendía bien el porqué de la situación. A mis papás les tocó vivir el caso contrario; sus respectivas familias tenían que cambiar constantemente de casa, ya fuera por cuestiones de trabajo, porque les subían el alquiler y debían conseguir algo más accesible o porque la salud de alguno de los padres o hermanos les exigía buscar cierto tipo de climas y ambientes. Así que luego de casarse y comprar una casa entre los dos, mis padres decidieron que al fin tenían su hogar y ya no se moverían de ahí.

Creo que su reacción fue natural; como lo fue la mía, de mudarme de un lado a otro, incluso de ciudad y país, en cuanto pude independizarme. Dos décadas de vivir en un mismo entorno bastaron para enseñarme la lección de que la vida está en el cambió (así como mis papás aprendieron justo lo contrario, por tanto ir y venir).

Ahora bien, si examinamos el asunto de los cambios con la seriedad del inversionista, entenderemos que la decisión no puede basarse sólo en el “ya me harté”. Aunque suene una recomendación trillada y carente de originalidad, éste es uno de los casos en los que conviene hacer las listas de “pros” y “contras”, analizando todos los factores que pueden contribuir al éxito o fracaso de la operación, así como todos los recursos que se necesitarán para llevar a cabo el proyecto.

Cuando sentimos que la chispa del cambio se ha encendido dentro de nosotros y empezamos a sentirnos ansiosos por entrar en acción, éstas son algunas preguntas que conviene responder:

  • ¿Qué quiero cambiar exactamente? Puede parecer que la casa, la colonia o la ciudad son las causas de nuestra incomodidad o aburrimiento. Pero, ¿y si fuese algo más? Si algo te está animando a cambiar, analiza también cómo te sientes con tu trabajo, tu carrera, tus relaciones personales y tu estilo de vida. Tal vez lo mudarteque necesitas es dar un giro a tu negocio y no mudarte al pueblo mágico que te gustó cuando fuiste de fin de semana.
  • ¿Qué alternativas tengo y cuáles son las más convenientes? Si concluiste que una mudanza es lo que necesitas y que incluso te gustaría probar la vida en otra ciudad, enumera y valora tus opciones. Como mencioné anteriormente, hay lugares que nos encantan para pasar unos días de descanso pero, ¿realmente nos imaginamos viviendo ahí? ¿Cuáles son las opciones de trabajo o inversión? ¿Encontraremos ofertas de entretenimiento, cultura y educación que nos dejen satisfechos? Si cambiar de casa ya implica ciertos retos de adaptación, iniciar una vida en otra ciudad es aún más complejo y no querrás mover cielo y tierra para trasladarte a un lugar del que desearás salir a los dos meses.
  • ¿En qué deberé invertir y de qué recursos dispongo? Aquí se plantea el dilema por excelencia de los bienes raíces, ¿comprar o rentar? Si pese a toda la investigación y los análisis que has hecho, te vas con la intención de “probar suerte”, lo más conveniente es comenzar con la opción del alquiler. Si después de un tiempo de prueba encuentras que la oferta laboral, los servicios y la calidad de vida en general son los que buscabas, ya puedes pensar en una inversión inmobiliaria en Querétaro –por dar un ejemplo– o en la ciudad de tu preferencia.

Si después del mencionado análisis de pros y contras y de la reflexión en torno a estas preguntas tienes más claras tus motivaciones para el cambio y la disposición para afrontar todas sus consecuencias, entonces, adelante, estás listo para decir que sí.

El peso no es sólo un tema de salud


¿En qué piensas al oír hablar de básculas? Quizá llegue a tu mente la última vez que fuiste a un consultorio médico y el doctor te pidió que subieras a ese instrumento para conocer tu peso y evaluar si estabas en la cifra ideal. O tal vez pienses en las compras en el mercado y en lo difícil que es asegurarse de que te den “kilos de a kilo”.

Y sí, probablemente esos sean los usos más comunes de las básculas. Pero te sorprenderá saber que existen muchos más, y que algunos atañen directamente a industrias como la nuestra, la construcción.

Estas son algunas de las básculas empleadas en los sectores comercial y productivo:

Básculas de laboratorio. Sustancias químicas como los medicamentos o los productos que usamos para dar mantenimiento a ciertas máquinas y dispositivos, se elaboran con ingredientes en cantidades muy pequeñas. Para medir unidades como los gramos o microgramos se requiere de básculas especiales, que puedan pesar granos, polvo y hasta partículas.

bascula-laboratorio

Básculas de plataforma. Se utilizan en lugares como aduanas, aeropuertos, fábricas o empresas dedicadas al transporte de mercancías. La plataforma se coloca sobre una superficie plana, comprobando que esté bien nivelada y calibrada. Luego se pueden colocar objetos muy pesados, como contenedores de mercancía, costales de granos e incluso varias cajas apiladas. La medida se puede ver en una pantalla digital, colocada en algún extremo de la plataforma.

Básculas camioneras y ferrocarrileras. Conocer el peso de un vehículo, especialmente el de un transporte de carga, es algo muy importante para el diseño urbano. Al conocer el peso que tiene un camión, con y sin carga, se determina el grado de soporte que necesitan estructuras como puentes, distribuidores viales y hasta las calles y avenidas. También es posible señalar las vías por las que no deben circular este tipo de transportes o limitar el acceso a los vehículos que cumplan con cierto límite de peso. Tal vez hayas visto estas básculas, o al menos los señalamientos que indican su ubicación, al viajar por carretera; es frecuente que se coloquen al principio de los tramos carreteros que conducen a las ciudades, para que los camiones confirmen su peso y se les permita el acceso o se les indique otra ruta para continuar su camino.

bascula-camionera

Básculas contadoras. ¿Cómo asegurar que una caja con 100 clavos, tornillos o alcayatas tenga efectivamente 100, y no 98 o 102? No creas que una persona se pasa el día contando piezas tan pequeñas, para verificar el contenido de cada caja. Hoy en día existen básculas contadoras que hacen ese trabajo. Primero determinan el peso exacto de una pieza y con base en este dato calculan cuánto deben pesar 100, 200 o 1000.

Básculas llenadoras. Cumplen con una función semejante a las contadoras, pero con contenidos líquidos, como combustibles o sustancias químicas. Para garantizar que un barril contenga un galón, por ejemplo, se coloca el contenedor en la báscula llenadora y se vacía el líquido hasta llegar a la medida establecida.

Existen diversas compañías especializadas en la fabricación de este tipo de básculas. Un ejemplo es la casa Básculas Braunker, que tiene más de cuarenta años de experiencia en este sector.

Cómo lograr que inviertan en ti


En este artículo te daré valiosos consejos para incrementar tu atractivo y hacer que quienes más te importan se fijen en ti. No, no te equivocaste y diste clic por accidente en un blog de belleza o moda; sigues en tu publicación preferida de arquitectura y negocios.

Pero en el mundo empresarial también es importante mostrar las mejores cualidades que se tienen para conquistar. ¿Me refiero a la imagen personal? En parte sí, pero en esta ocasión quiero ahondar en algunos recursos clave para destacar el atractivo de tus proyectos y ganar el corazón… y el apoyo de los inversionistas.

Esto sí llama tu atención, ¿verdad? Los emprendedores y creativos disfrutamos al planear todo tipo de proyectos, pero el que estos se lleven a cabo no siempre depende de nuestros conocimientos y esfuerzos. Y ya te imaginarás cuál es el factor que suele estar fuera de nuestro control gran parte del tiempo; sí, el capital.

levantamiento-capital

Es triste mencionarlo, pero muchas grandes ideas se quedan en el tintero, o ni siquiera llegan ahí, porque quien las concibe no tiene la liquidez suficiente para traerlas a la realidad. Algunos dirán que a esas personas les faltó iniciativa o empeño, pero hay que reconocerlo, también llega a suceder que algunas circunstancias son simplemente adversas.

Pero este tampoco es el post del desencanto. Pues, “aunque usted no lo crea”, existen formas de obtener es pequeño o gran empujón económico que necesitamos para hacer realidad nuestros propósitos. El recurso del que quiero hablarte hoy es el levantamiento de capital. Como dijo uno de mis hijos cuando escuchó el término, eso suena a recoger cuanta monedita se encuentre uno en la calle. Bueno, la cuestión no es algo desesperado como lo que sugiere la imagen anterior, pero sí se trata de buscar ese financiamiento que tanto bien puede hacer por nuestro negocio.

Seré un poco más preciso en la definición; el levantamiento de capital es un instrumento financiero, mediante el cual se busca establecer compromisos con inversores, para crear un fondo que permita impulsar las actividades de una empresa. Ahora bien, así como al solicitar un empleo o un préstamo personal actualizas y mejoras tus cartas de presentación, y te esfuerzas por dar una imagen profesional y elegante, al emprender un proceso de levantamiento de capital, lo que necesitas que luzca es tu empresa o, en su defecto, el proyecto que tratas de convertir en un negocio viable.

Si ya iniciaste operaciones y necesitas capital para mantenerte en el negocio, expandirte o actualizarte, debes poner especial cuidado en mostrar la salud financiera de tu empresa. No se trata de maquillar cifras ni nada por el estilo; por el contrario, la recomendación es vigilar el orden de las finanzas desde el comienzo, para que cuando llegue el momento de buscar inversionistas sólo sea cuestión de reunir documentos y hacer una solicitud formal.

En segundo lugar, es preciso mostrar que tu proyecto es viable. Si ya empezaste, demuestra que tienes un nicho de mercado, una cartera de clientes o un plan de crecimiento; si sólo cuentas con el plan, demuestra que hay posibilidades de llevarlo a cabo. Destaca tanto las cualidades de tu producto o servicio, como las condiciones del mercado y la economía que te permitirán venderlo con éxito.

Otra cuestión importante es levantar el capital en el momento preciso. Para saber si ese momento ha llegado, valora si estás en condiciones de asumir los compromisos que tendrás con tus inversionistas. Evalúa también qué tipo de fondo que vas a constituir y considera si éste realmente aportará un valor a tu proyecto. En otras palabras, no aceptes lo primero que te ofrezcan; no veas la inversión como un préstamo y mucho menos como un regalo, pues en realidad se trata del establecimiento de una sociedad, con la que tú y tus inversionistas puedan crecer.

Probablemente a estas alturas piensas que el levantamiento de capital es un proceso complejo, y estás en lo cierto. Pero no te desanimes, hay consultorías especializadas en la gestión de estos recursos, a las que puedes acudir para obtener asesoría. Consulta con estos profesionales y comienza a levantar capital para realizar tus proyectos.

Una propuesta de solución financiera


Una de las tendencias que se encuentran más de moda es la de ser emprendedor y crear la propia fuente de trabajo.

Muchas de las alternativas se relacionan con desarrollar alguna actividad de consultoría, elaboración de algún producto a pequeña escala, que por lo general se puede comenzar de forma casera o con un capital limitado.

Cuando se comienza de esta forma las responsabilidades fiscales son pocas y mantener el negocio por lo general reduce la búsqueda de clientes y se puede dar un seguimiento no muy complicado.emprendedor

Si se desea emprender algo un poco más grande, además de mantener una cartera de clientes, la lista comienza a crecer. En este caso, el manejo de los dineros de la empresa comienza a ser complicado.

Una empresa pequeña tiene que administrar a los empleados lo que requieren para desarrollar sus actividades, se deben prever los salarios y gastos regulares, se deben considerar imprevistos como descomposturas de equipo y finalmente el pago a los proveedores.

Las obligaciones fiscales ya son más difíciles de conciliar pues se requiere un orden mayor e independientemente de la forma en que el dinero entra o sale de la empresa, los impuestos pueden ser un asunto de cuidado.

pequeña empresaLas pequeñas y medianas empresas (PyMEs) enfrentan también otro problema, que es la cobranza por los servicios prestados o por productos entregados a un cliente.

Supongamos que una empresa fabrica algún producto y abastece alguna gigantesca cadena de tiendas departamentales.

Los volúmenes de producto que requiere este tipo de empresas puede ser muy grande y por lo tanto muy atractivo para la pequeña empresa, desafortunadamente la cadena de tiendas tiene un proceso administrativo de pago a proveedores que tarda tres semanas.

La pequeña empresa puede esperar, solo que la cantidad que cobrará puede ser tan grande que puede detener sus operaciones, ya que dependen de los ingresos para comprar materia prima y continuar su operación.

Afortunadamente, dentro de los instrumentos que existen para las PyMEs, se encuentran las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (SOFOM), que pueden ayudarlas en este proceso de cobro y su funcionamiento es relativamente simple. Esto técnicamente se conoce como factoraje a proveedores.

El proceso comienza cuando las grandes empresas firman acuerdos con SOFOMs y las entregan a sus proveedores, en este caso a las PyMEs que les proveen de esta lista a quienes pueden acudir.

Cuando la PyME entrega el producto al cliente (cadena de tiendas en el ejemplo), emite una factura que debe registrar con la SOFOM.

SOFOMDe esta forma cede los derechos de cobrarla al cliente y en unos cuantos días la SOFOM le paga la factura a la PyME, contando con el ingreso casi de forma inmediata para seguir operando.

La SOFOM le cobra al cliente en una fecha posterior como parte de un esquema de crédito que adquirió con la SOFOM.

Este mecanismo realmente ha funcionado para varias empresas pequeñas y les permite seguir operando sin generar grandes pasivos en cuentas por cobrar, estimulando que las PyMEs sigan funcionado y creciendo.

Por otro lado, a las grandes empresas sujetas del crédito con las SOFOMs reducen la atención de varios proveedores a un solo frente, simplificando los procesos administrativos.

Hay que investigar y buscar entra las alternativas existentes, seguramente alguna se ajustará a tus necesidades.

¡Cuidado! Son muy inteligentes


Después del terremoto de 1985, la Ciudad de México sufrió una transformación en muchas zonas y no porque se hubieran derrumbado edificios, sino que en algunos lugares donde originalmente existieron algunas edificaciones dañadas, comenzaron a surgir nuevas construcciones y con el paso del tiempo, surgieron algunos que llamaron la atención.

terremotoRecuerdo que en la esquina de Insurgentes y Reforma, en donde se encontraba el Hotel Continental, famoso por los shows que se presentaban ahí, surgió uno que le llamaban “Edificio Inteligente”. Vidrios espejeados de color negro y estructuras metálicas rojas eran el sello de este edificio. Me pregunté en ese entonces si los demás edificios de la ciudad eran tontos y por qué razón. Pasaría algún tiempo hasta que me enterara por qué era inteligente ese edificio y qué tan abusado era.

El concepto de edificios inteligentes se relaciona con la incorporación de computadoras para monitorear y controlar algunas de las operaciones que por lo general hacían algunas personas de mantenimiento, con algunas sofisticaciones más, con la finalidad de crear ambientes más agradables para sus ocupantes.

Cuando nació el concepto de los edificios inteligentes, a principios de los años 80, se acordaron cuatro aspectos que definen la inteligencia de un edificio:

  • Eficiencia en el consumo de energía. El uso de la energía eléctrica debe ser óptimo controlando el encendido y apagado de iluminación, calefacción, aire acondicionado, control de la temperatura interna del edifico.
  • Sistemas de aseguramiento de vida. Automatizar la supervisión de sistemas, uso de circuitos cerrados de televisión para atender de forma expedita cualquier contingencia, controlar alarmas de humo, intrusión o acceso a las diversas áreas.
  • Sistemas de telecomunicaciones. Garantizar que cada oficina cuente con servicios de telefonía, televisión, internet y corriente eléctrica regulada. Este aspecto se modificó mucho pues ahora existen sistemas de telefonía IP, que se montan sobre internet y la telefonía tradicional no se usa en algunas oficinas.
  • Automatización de las áreas de trabajo. Se refiere a la posibilidad de centralizar algunas facilidades como salas de juntas con proyectores, internet, equipos de manos libres para hacer conferencia, recepción y control de acceso, centros de negocio.

Este concepto inicial se ha modificado y en algunos países se ha sofisticado de muchas formas.

Un amigo que trabaja en un despacho internacional de desarrollo de sistemas, tuvo que asistir a una capacitación en Washington D.C. y todo el edificio controlaba los accesos mediante tarjetas de identidad que daban paso a las áreas mediante lectores electrónicos.washington

El horario de trabajo terminaba a las 5:00 PM y a esa hora terminaban las sesiones de capacitación y al finalizar, fue al baño que se encontraba en un área común y al regresar ya no le fue posible entrar de nuevo a las oficinas debido al horario.

Subió al elevador y recordó que las oficinas de administración del edificio se encontraban dos pisos arriba y el elevador no permitía seleccionar pisos por encima de donde se encontraba, así que fue a la recepción para solicitar al personal de vigilancia para que le dieran acceso a la oficina y poder tomar sus cosas.

En la recepción le indicaron que no era posible, ya que los sistemas bloqueaban el acceso después del horario de final de la jornada.

edificios inteligentesNo le quedó otra que salir del edificio y justo cuando había salido, se le ocurrió pedirle al vigilante que le permitiera hacer una llamada pues había dejado su teléfono en la oficina. Y ¡zaz!, su tarjeta de identificación tampoco le permitió entrar a la recepción.

El edificio era tan inteligente que logró echarlo a la calle por estar después de la hora de salida, lo curioso es que no hubo intervención de personas en el proceso, sino que el mismo funcionamiento del lugar lo hizo.

Mecanismos como estos, permiten al edificio “reaccionar” ante ciertas circunstancias y es precisamente la forma en que se interpreta la inteligencia de estas instalaciones.

En México, estos edificios ya existen en un nivel muy cercano a los que se encuentran en otros lugares. Cuando se ofrecen oficinas amuebladas en Polanco, en Santa Fe o en Interlomas, es frecuente encontrar mobiliario de oficina con las conexiones listas para configurar cualquier forma de funcionamiento en teléfonos, Internet y controles de acceso.

Así que mejor hay que ponerse a trabajar, no sea que nos salga demasiado inteligente la oficina o el edificio.

¿Qué es la ergonomía y por qué deberías saberlo?


Cuando se acerca el final del día de trabajo, comienzo a entusiasmarme con ideas como ir al gimnasio, nadar o salir a dar un paseo por el parque. Muchas veces consigo “sacudirme la flojera”, como decía una de mis maestras de la primaria, y en efecto, voy a ejercitarme. No niego que se me presenta la tentación de renunciar a los atléticos planes y en vez de eso ir por un café o regresar a casa y ver mis series favoritas; pero me aferro al propósito y después de hacer mi rutina habitual, encuentro que aún me siento con ánimos para hacer otras cosas.

ejercicio

Sin embargo, el mes pasado tuve que abandonar un poco estos hábitos, debido a la presencia de un incómodo malestar, el dolor de espalda. Empezó como una ligera molestia en el cuello, que luego se extendió hacia el hombro derecho. La verdad es que no le di mucha importancia y pensé que con ayuda de la natación y algún analgésico, si era preciso, todo se resolvería. Y así fue, al principio. El ejercicio y la consecuente relajación de los músculos hacían que el dolor desapareciera casi por completo. Pero al día siguiente, después de unas horas en la oficina, todo volvía a comenzar y además el dolor se extendía a lo largo de la espalda.

Así llegó el día en que el ejercicio ya no me hizo sentir mejor; de hecho, empecé a tener problemas para seguir mis rutinas habituales y ni siquiera con la natación me sentía cómodo. Fue entonces cuando finalmente acudí al médico. El diagnóstico fue una contractura muscular, que ya se extendía desde la base del cuello hasta la espalda media. ¿La causa? El médico me preguntó acerca de mis actividades; en qué consistía mi trabajo, cuánto ejercicio hacía, si había tenido algún incidente…

ergonomia

Yo pensaba que todo en mi vida era de lo más saludable, pero al hablar del trabajo encontramos el factor discordante; como muchos oficinistas, paso demasiadas horas sentado, a veces no me acuerdo ni de parpadear, y menos aún de hacer estiramientos o corregir malas posturas. El médico me preguntó si el mobiliario de mi oficina era ergonómico. Supongo que mi cara de incógnita le dio la respuesta, porque entonces me dio una breve charla acerca de la ergonomía. Resulta que se trata de toda una disciplina, desarrollada en el ámbito de la ingeniería, que estudia los efectos de las condiciones laborales en el desempeño de los trabajadores. Como resultado de esas investigaciones, la ergonomía da elementos para diseñar los espacios de trabajo más adecuados para la salud de las personas, en función del tipo de actividad que llevan a cabo y del tiempo que dedican a la misma.

Me comentó que para el tipo de trabajos en los que las personas pasan más de cinco horas sentadas, como es el mío, se recomienda el uso de sillas ergonómicas, que están especialmente diseñadas para dar el soporte adecuado a cada vértebra de la columna y además se adaptan a las necesidades del usuario, tanto al tamaño y el tipo de cuerpo como a los movimientos que hace. La mayoría de los modernos muebles minimalistas para oficina ya incorporan estas características, por lo que el médico se extrañó de que en mi empresa no los hubiera. Sucede que como estamos en pleno cambio de oficinas, estamos trabajando con el mobiliario que había disponible en la nueva sede y hasta que todo quede bien organizado, podremos disponer del mobiliario que teníamos antes (y que, supongo, sí es ergonómico, porque, curiosamente, las molestias empezaron justo en esa etapa de cambios).

muebles-minimalistas

El doctor añadió que, a pesar de la comodidad y funcionalidad del mobiliario de trabajo, es muy recomendable hacer pausas para estirar los músculos, cambiar de postura y, de ser posible, dar un pequeño paseo. Sí, quizás es mucho pedir para nuestros ajetreados horarios laborales, pero nuestra salud agradecerá todos los pequeños esfuerzos que hagamos en su beneficio, y también pasará factura por lo que dejemos de hacer.

El patrimonio edificado de la Roma y de la Condesa


Las colonias Roma y Condesa constituyen una perfecta síntesis de la variada arquitectura que existe en la Ciudad de México.

No es raro encontrar en ellas un edificio Art Déco conviviendo en armonía con una casa neocolonial; es precisamente esa riqueza lo que otorga a estos barrios un carácter único, dinámico, ofreciendo al visitante una ventana para asomarse a otro tiempo y a la vez un escaparate con lo más relevante de la actualidad.

Si bien la mayoría de las corrientes arquitectónicas se apartaban de sus antecesoras, o incluso se oponían a ellas, también hay inmuebles construidos en etapas de transición que combinan características de distintas épocas con resultados muy interesantes.

art-deco-roma

Existen otros que se han ido modificando con el paso de las décadas para adaptarse a diferentes usos y sus fachadas lucen nuevos elementos y materiales.

En este crisol de estilos predominan el ecléctico, el Art Déco y el colonial californiano, a lo largo de las colonias Roma y Condesa, lo mismo aparecen en nuestro camino fachadas con rasgos neomedievales y neogóticos que una iglesia del siglo XVI como la de Romita.

Pasear por estas calles es hacerlo por la historia.

Un sinfín de detalles habitan en sus puertas, en sus ventanas, en el trazo de los jardines o en las bancas y esculturas de las avenidas, a la espera de la mirada atenta que se aventure a seguir sus huellas.

Después del sismo de 1985, tanto el gobierno como los colonos de estas zonas, se dieron a la tarea de rescatar tan preciados lugares.

Algunos edificios literalmente colapsaron y otros resistieron valerosos a las inestabilidades de la madre naturaleza.

Desde entonces, resurgieron dos colonias con un nuevo ambiente. Ahora bien podemos comer y disfrutar de bares en la Condesa o la Roma, de centros culturales y artísticos o lugares para escuchar música y bailar.

bares-condesa

Si antes era un placer caminar por sus calles, ahora el visitar las calles de Amsterdam, Tamaulipas, Nuevo León y Michoacán tendrás todo tipo de opciones para degustar comida tipo árabe, argentina, italiana, francesa, cubana, japonesa, mediterránea y mexicana.

En donde también encontrarás pequeñas boutiques, librerías, mueblerías y tiendas de artículos novedosos, todas con un toque personal y característico de la zona.

Una excelente opción es visitar el bar del Hotel Condesa, ubicado en el último piso del edificio, desde donde podrás disfrutar una agradable vista al parque y más a lo lejos, el Castillo de Chapultepec. Ambas son una postal que bien vale la pena guardarla en el tiempo en una foto digital.

Recuerda que ambas colonias son un museo viviente por lo que es importante que identifiques sus edificios más emblemáticos como:

  • Edificio Basurto que mezcla los estilos Art Déco y funcionalista, construido en 1939 por el arquitecto Francisco Serrano.

edificio-basurto

  • Los “Edificios Condesa”, los cuales tienen una arquitectura neoclásica francesa de los años veinte.
  • Centro Cultural Bella Época conocido también porque ahí se encontraba el Cine Bella Época. Su arquitectura es Art Déco recientemente remodelado. Aquí encontrarás la librería más grande de Latinoamérica, además de un área de exhibiciones y el Cine Lido, dedicado a películas de arte.
  • La Plaza Condesa, es todo un edificio de acero de estilo funcionalista construido en la década de los cuarenta, el cual no ha sido completado aún. Hoy alberga un centro de apuestas, oficinas y restaurantes. En su parte baja se han establecido bares de moda donde hay gran vida nocturna.

Y esto es solo una probadita para el “paladar”, por lo que es una invitación abierta para recorrer, conocer, valorar y conservar el patrimonio edificado de la Roma y de la Condesa.